SI NECESITAS UN PSICÓLOGO…

Contesta estas preguntas y trata de ser lo más sincero/a posible…

  • Si tu hijo es muy nervioso, nunca se está quieto y no es capaz de parar ni un instante. Te cuesta mucho esfuerzo que te atienda y escuche.
  • Si tu hijo se porta muy mal, es desobediente y tiene rabietas demasiado intensas.
  • Si tu hijo tiene problemas en el colegio y no sabe estudiar. Sus notas están por debajo de sus capacidades o si se distrae con demasiada facilidad y no se concentra.
  • Su a tu hijo parece que no le agrade nada, que nada sea una recompensa para él y que no le sirva ningún castigo.
  • Si tu hijo tiene problemas para hacer amigos ya que es demasiado agresivo o es demasiado tímido con los demás.
  • Si tu hijo adolescente se queja de que no le comprendéis y de que quiere hacer su vida fuera del hogar y lejos de vosotros.
  • Si hay demasiadas peleas en casa, y cada situación en la que os reunís es motivo de disputas y riñas. Tenéis dificultades de comunicación, pasa saber qué es lo que queréis y necesitáis.
  • Tu hijo presenta dificultades para comer, pierde peso, le cuesta dormir o concentrarse en las tareas.
  • Si existe problemas de adicciones de sustancias de nuestro hijo adolescente o un abuso abuso de Internet, las consolas o el móvil sin poder acatar las normas.
  • En definitiva, Si crees que has hecho todo lo posible por solucionar el problema de casa y lo has intentado todo pero no funciona.

Papá, mamá…si contestas a 5 de estas afirmaciones, sería adecuado que acudierais a un Psicólogo Infantil para solucionar las posibles dificultades o problemas que se han generado en casa y que por mucho tiempo que pase, no mejoran sino que se agudizan.

Si para ponerte gafas, acudes a un oculista…
Si para sanearte los dientes, acudes a un dentista…
Si para broncearte y cuidar tu imagen acudes a un centro de estética…

¿Por qué no acudir a un psicólogo que conoce a los niños, a los adolescentes y a las familias y que nos puede ayudar a SER MÁS FELICES y que los días no sean sólo con problemas y disgustos?

Es necesario acudir cuando se desee solucionar un problema o mejorar la calidad de vida de la familia.