Para más información, visita nuestra web www.grupo-esteco.com

Esteco Psicólogos Valencia

Lolo. Marioneta del Programa de Estimulación Psicológica: CONECTA

El equipo de Esteco Psicólogos tenemos el placer de anunciaros que nos han otorgado el segundo premio de la cátedra de investigación y desarrollo aplicado en psicología del Colegio Oficial de Psicólogos de la Comunidad Valenciana CIDAP-2013.

El premio concedido es como autoras de una labor de investigación y nuestro “Programa de Estimulación Psicológica: CONECTA”.

Es un programa que pusimos en marcha en las escuelas infantiles hace ya diez años con el objetivo de sentar las bases psicológicas necesarias para el buen desarrollo y ajuste de los niños.

El protagonista  de “Conecta” es una marioneta llamada Lolo, que es quien interactúa y se relaciona con los niños proponiéndoles actividades con un objetivo psicológico: desde aprender hábitos de autonomía necesarios para crecer son seguridad, hasta el aprendizaje de la inteligencia emocional sabiendo reconocer las emociones y expresarlas de un modo más adecuado.

La entrega del premio se realizará el día 1 de marzo. Os iremos informando.

Además, desde aprovechamos para dar las gracias a todos aquellos que durante años nos han apoyado con esta iniciativa, a los centros por permitir nuestro trabajo y a los niños, profesores, compañeros, etc.

GRACIAS.

Son muchos los juguetes que los Reyes Magos y Papá Noel descargan en los hogares donde hay niños. Este es un mensaje para las tres Majestades y el señor de Barba Blanca.

Es normal que en cada hogar se pretenda dejar lo mejor y la mayor cantidad posible de regalos, porque el fin es que todos los miembros de la familia sean mucho más felices. Pero esto no es cierto ni real. Las casas se inundan de regalos para todos y de todos. Tanto en casa propia como en la de los familiares, se encargan varios regalos por lo que los niños acaban por tener más juguetes que tiempo para utilizarlos. Así que esta es mi carta con los deseos, para que se puedan cumplir en las próximas entregas:

• El número de juguetes adecuado debe ser reducido. Basta con dos o tres juguetes por niño.

• El tipo de juguetes debe ser variado para que abarque todas las áreas que el niño está desarrollando. Por ejemplo, un juego motriz para que el niño se mueva como patines, triciclo o bicicleta. Un juego de construcción para que esté tranquilo y utilice su memoria, un juego que desarrolle la imaginación como las marionetas. O muñecas y utensilios de la vida cotidiana para que puedan imitar a sus mayores.

• Si se juntan con demasiados juguetes deben guardarse e ir sacando poco a poco en función de sus logros y su buen hacer.

• Tener en cuenta la edad de los niños para hacer regalos, porque no todos los niños pueden jugar al videojuego de Harry Potter y porque jugar con juguetes de más mayores no les hace más listos.

• Tener en cuenta también, los gustos y aficiones del niño. Hay que regalar aquello que verdaderamente haga ilusión al niño y no a los adultos, como la Play Station.

• No regalar sólo en Navidad. Aquí deben ser los papás los que deben sustituir a los Reyes y regalar en cualquier época del año y siempre que el niño haya hecho méritos para conseguirlos.

• El niño debe darse cuenta que no puede tener todo aquello que pida. Puede tener alguna de las cosas que más ilusión le hace, pero no todas.

• Es importante tener en cuenta el comportamiento del niño, porque no es lo mismo un niño que se comporta fenomenal, que ha aprobado todo y que se esfuerza por aprender, que un niño que no hace los deberes, que no obedece y que no respeta las normas del hogar.

• Cuidado con las “marcas” y con la influencia de los medios de comunicación porque piden más por cómo se llama que por la funcionalidad del juguete.

Espero que estos deseos sean cumplidos, o al menos leídos, para que los hogares de los niños se conviertan en lugares donde las familias jueguen juntas y compartan los regalos que es el objetivo más importante de estas fiestas por encima de la cantidad o la calidad de los juguetes.

Pilar Rodríguez Rubio.
Responsable del área de Niños y Adolescentes del Grupo Esteco.
Nº Col. PV06547.

Esteco PsicólogosEn Esteco Psicólogos sabemos que el bienestar de los pequeños de la casa es fundamental, y muchas veces no nos gusta dejarlos en manos de desconocidos. Esto puede llegar a causar graves problemas ya que si no el niño no recibe terapia a una temprana edad, las patologías pueden derivar en otros problemas diferentes e incluso más graves.

Nuestro consejo es que escojáis un buen psicólogo infantil que conecte con el pequeño y, sobre todo, que le transmita confiannza. En Esteco Psicólogos tenemos estos aspectos muy en cuenta y los resultados son muy positivos.

Si necesitas ayuda no dudes en ponerte en contacto con nosotros. ¡Os ayudaremos!

Dicen que LA ADOLESCENCIA es un momento de cambios, una etapa difícil que para algunos adolescentes, puede ser hasta traumática. Los padres, educadores y profesores no saben qué hacer y se desesperan porque no os entienden, pero más difícil es para ti, que eres quien sufre los cambios.

Es cierto que es un momento diferente, que ya no sois niños pero todavía no sois adultos. En estos momentos, no se sabe cómo comportarse, ni lo que los adultos esperan de vosotros. Tenéis muchas dificultades y obstáculos que salvar hasta llegar a ser adultos y tengáis vuestra independencia en todos los niveles.

Una de las principales dificultades es la familia. Hay muchos chavales que no se llevan bien con los padres. Los motivos pueden ser muchos. Por ejemplo, porque son muy exigentes, porque las ideas son muy diferentes, porque hay que hacer lo que se manda en casa… pero en el fondo todo es un mismo problema: la falta de comunicación entre la familia.

Los padres deben entender y darse cuenta que los hijos crecen y que con 16 años ya no son niños a los que proteger. Los hijos deben tener en cuenta que los padres creen que deben controlar sus vidas porque les necesitan y lo hacen por ayudar. Pero no se habla, no se comenta y no se expresa en casa. Hay enfados, castigos y desobediencias, en lugar de negociaciones y de intentar comprenderse el uno al otro.

Siempre que se quiera salir más tiempo por la noche, trabajar eventualmente, no seguir estudiando o quedarse a dormir en casa de un colega, hay que hablarlo con los padres. Hay que decirles lo importante que es para vosotros e intentar llegar a un acuerdo. Hay que luchar por lo que uno quiere, pero no hay que imponer nuestro criterio.

Otra de las dificultades importantes son los problemas de estudio. Muchas veces no queréis estudiar y estáis desmotivados sin saber por qué. Las asignaturas son complejas y todos exigen el aprobado, estudiando te das cuenta que es difícil y te desmoralizas. Hay varias soluciones. Quizá te hayas equivocado de estudios y necesites formarte en otra especialidad, o no sepas qué estudiar. Para ello, puedes acudir a un psicólogo vocacional que te pueda asesorar sobre lo que puedes estudiar, la oferta que hay y lo que es mejor para ti.

Quizá lo que necesites son Técnicas de Estudio. Son técnicas que te puede enseñar un profesional para que sepas sacar más rendimiento al estudio. No se trata de estudiar más horas sino de estudiar mejor. Lo que suele ocurrir es que tenéis dificultades para organizar el tiempo y muy pocos hábitos de estudio.

O puede ser que tengas alguna dificultad en el aprendizaje que necesites mejorar y que no te deje aprobar. Para ello, también puedes buscar clases de apoyo.

Otra de las áreas problema pueden ser las amistades. Los amigos son muy importantes en esta edad y en ocasiones, hacen mucho daño. Por ejemplo, hay chicos que no saben hacer amigos, que no saben mantener la amistad de los colegas y esto hace que se sientan solos y que no realicen las actividades propias de vuestra edad.

O bien, que tengas demasiados amigos pero no tengas un verdadero amigo en quien confiar y en quien compartir tus historias.

O los amigos no sean la mejor influencia para los objetivos que te has propuesto. Si quieres estudiar y tus amigos no estudian es difícil que lo mantengas mucho tiempo porque no podrás salir todo lo que ellos salen y le acabarás dedicando poco tiempo al estudio.

O cuando no te aceptan a no ser que hagas y pienses lo que ellos. Eso no son verdaderos amigos, son personas que están cerca de ti pero que realmente no te aprueban ni te aceptan.

Si tienes dificultades de relación, tienes que ver qué ocurre e intentar solucionarlo para que te encuentres más a gusto. Puedes aprender a hablar de temas interesantes, puedes aprender a decir “no”, aprender a decir lo que de verdad piensas o saber buscarte la vida para disfrutar el fin de semana.

A la hora de mostrar las emociones y de expresar cómo os sentís, los adolescentes tenéis diferentes formas de hacerlo, unas son más adecuadas y otras no tanto. Por ejemplo, cuando os encontráis mal físicamente o tenéis dificultades en aprobar, o la chica que os gusta no os corresponde, o estáis horas y horas jugando con la play, o sólo os comunicáis chateando en el cyber… puedes responder pidiendo ayuda, diciendo lo mal que te sientes, saliendo menos, durmiendo mal o no arreglándote.

Pero también te puedes manifestar siendo muy agresivo, insultando y pegando, o siendo rebelde sin obedecer. O tonteando con drogas, comenzando por llevar la contraria a los padres, y por transgredir la norma, y  acabando por consumir sin creer en la dependencia y en los problemas que conlleva, como falta de atención, la ira, y todos los efectos secundarios de las sustancias consumidas.

También puede haber problemas con la alimentación porque la imagen física es muy importante para los adolescentes. Por ser aceptados por el grupo podéis dejar de comer, vomitar los alimentos calóricos, estar continuamente haciendo y deshaciendo dietas, o machacando los músculos en los gimnasios. Esto sólo empeora la situación porque a largo plazo os sentís mal con vosotros mismos y la autoestima la tenéis por los suelos.

Así las cosas, lo principal es darse cuenta uno mismo de que tiene un problema y que tiene que solucionarlo. Y para ello, intentar poner remedio de la mejor forma posible.

Si puedes solucionarlo solo, o con ayuda de tu familia y amigos sería estupendo. Pero si no es así, puedes buscar la ayuda de un psicólogo que puede aconsejarte lo mejor para que consigas tus objetivos, ya sean tener menos problemas con la familia, aprobar, tener más amigos, encontrar pareja, dejar de consumir drogas, cuidar tu alimentación o confiar más en ti mismo y tener más seguridad.

El psicólogo te puede ayudar a buscar el mejor camino para solucionar los problemas, puede intervenir con tu familia y seguro te entenderá porque esa es su misión. No dejes pasar la oportunidad de ser más feliz y de luchar por todo aquello que quieres.

Pilar Rodríguez Rubio.

Directora de ESTECO

Psicóloga CV 6547

En Esteco Psicólogos sabemos que las relaciones de pareja muchas veces atraviesan malos momentos y no todos sabemos cómo afrontar esas situaciones difíciles. En nuestro centro en Valencia recibimos muchas personas con problemas de pareja, comunicación, etc. y desde aquí queremos daros unos consejos para que vuestra relación funcione bien.

APRENDER A COMUNICARSE

- Mostrar interés mientras nos hablan.

- Intercambiar mensajes positivos.

- Hablar de temas agradables.

- Reservar momentos para temas importantes.

RECONQUISTA “CONTINUA”

- Compartir actividades agradables.

- Fijarme en aspectos positivos de mi pareja.

- Sorprenderle.

- Cuidar el aspecto físico.

SEXO Y AFECTO

- Tener contacto (muestras de cariño) a diario.

- Mostrar deseo y que lo note.

- Escapar de la monotonía sexual.

- No acostarse enfadados.

Esteco Psicólogos ValenciaHoy en día cada vez son más las parejas que tienen problemas en su convivencia. Muchas de ellas toman la decisión de rompar la relación, distanciarse, etc.  En ocasiones esta es la única solución, pero… ¿realmente pensáis que los problemas no tienen solución?. En esta vida, casi todo tiene solución.

Por ello, Esteco Psicólogos tiene un gabinete especializado en terapias de pareja y en el que hemos ayudado a muchas parejas.

Si tienes problemas con tu pareja, no lo eches todo por la boda, aún hay una solución. Ven a vernos y te informaremos sin compromiso.

El lunes pasado fue la primera reunión del Posgrado en Conducta de Niños y Adolescentes de Esteco Psicólogos en Valencia. Se proporcionaron las normas, el calendario, las alumnas se conocieron y fue la primera toma de contacto para el inicio del curso que será el viernes 18 y el sábado 19 de octubre.

Las alumnas tienen mucha ilusión en emprender este proyecto y muchas ganas de trabajar para aprender y formarse como psicólogas de niños, adolescentes y sus familias.

El lunes 14 es la primera reunión del Posgrado de las 100 horas prácticas de niños y adolescentes. Desde aquí, queremos animar  a nuestros antiguos y antiguas alumnas a que os matriculeis y acudais a la reunión para formar un nuevo grupo de trabajo y aprender de todos y cada uno de los participantes y de las profesoras.

Va a ser una nueva posibilidad para entrenar todas aquellas habilidades que se necesitan para el trabajo diario con niños y adolescentes en las principales problemáticas clínicas. Aún quedan plazas y estaremos encantadas de volver a ser vuestras profes y compartir experiencias y recursos.

…La mamá de María está preocupada porque su hija acaba de cumplir tres años y se expresa con pocas palabras. No sabe si es normal o si debe acudir a un especialista ya que su hija mayor, Sonia, a esa edad ya hablaba sin parar…

…El papá de Daniel no sabe cómo actuar cuando su hijo de 3 años y medio, tartamudea al empezar a hablar o cuando quiere contar algo muy importante para él…a veces acaba las palabras por él, otras espera pacientemente y otras se enfada porque no comprende que a veces lo haga y otras no…

…La mamá de Alejandro duda sobre si debe corregir a su hijo de casi 4 años cuando no es capaz de pronunciar algunos sonidos adecuadamente o cuando invierte las sílabas de la palabra diciendo “hipotátamo en vez de hipopótamo” o “luenga en vez de lengua”…

Éstos son sólo el caso de tres familias que ejemplifican los problemas que nos podemos encontrar en el desarrollo del lenguaje. El aprendizaje del lenguaje es uno de los aprendizajes más esperados por parte de los papás. Quién no ha deseado escuchar la voz de su hijo, quién no se ha emocionado escuchando las palabras “mamá y papá”, quién no ha admirado a su hijo y ha sonreído con sus expresiones.

Pero el desarrollo evolutivo del lenguaje es diferente y singular en cada niño. Hay niños con 3 años que son capaces de pronunciar adecuadamente y realizar frases correctamente, pero hay otros muchos niños que presentan dificultades tanto en la pronunciación, como en el vocabulario como en la construcción de frases.

Lo primero que hay que señalar es que los niños comprenden mucho más de lo que son capaces de expresar. A pesar de no encontrar las palabras para comunicar todo lo que desean, son capaces de entender la conversación de sus papás o la riña que su hermano le está echando por tocar sus juegos.

También es importante saber que los niños con 3 años pueden realizar frases pero no necesariamente en el orden que lo haría un adulto. Todavía expresan una idea o un sentimiento con pocas palabras como “el nene-parque-arena” y lo que quieren decir es:”me apetece ir al parque del arenero. Coge la pala y el cubo y vamos a pasar la tarde allí”. Y en muchas ocasiones no utilizan las palabras enlace como los artículos o las preposiciones.

Les sigue costando utilizar los pronombres de forma adecuada, por lo que se refieren a ellos mismos como “el nene” o con su nombre, y dicen algo así como: “esto es de mí”…

Otro de los errores más comunes que suelen ocurrir en estas edades es que no saben conjugar los verbos, sobre todo los irregulares y cometen fallos gramaticales. Son los famosos: “lo sepo o lo sabo”.

Todas estas características pertenecen al lenguaje infantil, que se desarrolla desde el nacimiento hasta los 6 años, edad en la que el lenguaje tanto en forma como en contenido ya es similar al del adulto y lo que les diferencia es la amplitud del vocabulario.

Por tanto los papás no deben preocuparse cuando parezca que sus hijos no aprenden palabras nuevas o cuando realizan mal la construcción de las palabras o las frases. Forma parte del desarrollo normal del lenguaje. Aún así, los papás siempre podemos estimular y tratar de favorecer la adquisición del aprendizaje con calma e ilusión.

Alguna de las pautas para estimular el lenguaje desde el hogar son:

-Hablar al niño sobre todo aquello que lo rodea. Su habitación, sus juguetes, su escuela…

-Hablar al niño sobre la vida cotidiana y sus rutinas. Que es importante ir a dormir, cuándo es necesario hacerlo…

-Cantar canciones y rimas. Decir trabalenguas.

-Contarle cuentos e historias donde sea el protagonista. O historias de familia, como la profesión del abuelo o cómo eran los papás de pequeños. También contarle cuentos con los personajes favoritos como los animales o el famoso Pocoyo.

-Cuidado con no dejar al niño que se exprese y adelantarnos al tiempo que necesita. Es importante dejar que el niño se exprese y no entenderlo con una sola palabra porque si no, haremos al niño cómodo y no se esforzará por hacerse entender.

-Cuidado con los diminutivos y con las palabras muy infantiles como llamar al perro “guaguau” o al chupete “pipo”. Es importante llamar a cada cosa por su nombre.

-Cuidado con corregir al niño por cada sonido mal pronunciado. Lo mejor es repetirlo para que lo escuche bien y no hacerle ver constantemente que se ha equivocado.

Por tanto, lo más importante es confiar en nuestros hijos y en su desarrollo evolutivo. Debemos intentar no transmitir nuestras dudas a los niños porque creerán que no saben hacer lo que sus papás le piden y al equivocarse preferirán callar en lugar de entrenarse en mejorar día a día.

Transmitiendo tranquilidad, estimulando el lenguaje y confiando en las capacidades de nuestros hijos podremos potenciar un buen aprendizaje. Y si en algún momento, dudamos podemos ponernos en contacto con especialistas que nos orienten sobre el progreso y la educación de nuestros hijos.

Psicologo en valenciaEmpieza el día y hemos de estar preparados, es decir aseados, desayunados y con todo lo necesario ordenado para cuando nuestros hijos deciden levantarse.

A partir de aquí ya todo son: “levántate, que llegamos tarde, tómate la leche, vístete deprisa, deja de jugar que no llegas al colegio, ¿es que no te importa?”. Primera prueba: educar con paciencia.

Podemos comenzar con buen tono y cariñitos pero “fácilmente” acabaremos con gritos y lloros. Podemos abordar nuestra primera prueba del día con la paciencia que todo buen padre necesita y respirar, y volver a respirar. O contar hasta 3, hasta 10 o hasta 100. Quizá haga falta más tiempo y necesitemos levantar a nuestros hijos unos minutos antes. Quizá debamos estar  más a su lado y motivar cada uno de los hábitos que va aprendiendo, quizá debamos ayudarle en alguna tarea o premiarla por su esfuerzo.

Al fin conseguimos salir de casa y llevar a los niños a sus escuelas. Entre el tráfico, las prisas, el bolso, los tacones, el ordenador portátil y las mochilas de los niños quedan pocas opciones para cargar con los niños que cruzan las calles como pueden a saltos y trompicones. Es la segunda prueba: educar con paciencia.

Al llegar al trabajo conseguimos descargar todo lo que llevamos, incluido el sentimiento de culpa por haber discutido y peleado con nuestros hijos. Nos centramos en las tareas y es el paraíso.

Pronto vuelve a llegar la hora de volver a por los niños. La ilusión renovada y el deseo de estar con ellos es mayor que nunca. Pero rápidamente se desvanece al ver a tu hijo salir de la escuela corriendo, enfadado, casi sin hablarnos, con el uniforme que ni se reconoce, pidiendo a gritos el bocadillo y corriendo porque hay que llevarlo al entrenamiento del fútbol. Y al otro hijo llevarlo al cumpleaños de su amigo en un parque de bolas. Y llega la tercera prueba: educar con paciencia.

Tras conseguir llevarlos a sus actividades extraescolares y citas sociales, comienza el recorrido contrario para recogerlos y llevarlos a casa. Allí comienza la cuenta atrás. Hay que duchar a los niños, que cenen dos platos de alimento nutritivo, sin nuestra ayuda y de postre fruta que es muy saludable. Se acerca la hora de acostarse, ya es tarde. Deberían estar en la cama desde hace ya una hora y ningún día lo conseguimos. Tras la cena, la hora del cuento, la historia, el pipi, las ganas de beber continuamente agua y todo lo que nos quieren, que no paran de llamarnos para darnos besos. Y llega la última prueba: educar con paciencia.

Acaba la carrera, extenuados, cansados queremos dedicar tiempo a nosotros, nuestra casa, nuestra pareja pero sólo queda tiempo para dejarnos caer en el sofá, dormirnos y pensar que mañana seguro que conseguimos ganar.

A lo largo de toda la carrera hemos intentando mantener nuestro puesto con un buen tono, con tranquilidad y cercanía, cuidando las palabras y demostrando a nuestros hijos todo lo que les queremos. En unas pruebas lo habremos conseguido y en otras no tanto.

Papás, recordad que para ganar la carrera de fondo que supone educar a nuestros hijos, hemos de aprender a educar con paciencia. Es la base de nuestra carrera.

Para ello, ¿sabes entrenar la paciencia?¿Se nace con ella o se entrena?

Pilar Rodríguez Rubio.

Psicóloga GRUPO ESTECO.

CV 06547.

En ESTECO realizamos cursos y talleres que ofrecen información y aprendizaje sobre temas psicológicos aplicados a las diferentes áreas.

Así contamos con una formación posgrado específica para universitarios de psicología, psicopedagogía y magisterio, que les dota de los recursos necesarios para ejercer su labor profesional con rigor.

Formación para otros colectivos profesionales que resultan beneficiadas de la aplicación que realizamos de los recursos psicológicos en su desempeño profesional, entre los que se encuentra el profesorado de escuelas infantiles.

Cursos y talleres para población en general que tienen como objetivo mejorar su calidad de vida, aprendiendo nuevas habilidades con las que mejorar sus estrategias de enfrentamiento a las situaciones vitales.

Profesionales que imparten los cursos

Cada una de las acciones formativas que realizamos es desarrollada por el equipo e impartida por el psicólogo entrenado en esa área y más adecuado para realizar esa acción.

Todos los psicólogos cuentan con una importante trayectoria en la docencia, aportando tanto sus conocimientos teóricos como su experiencia en el trato con los alumnos y cuentan con las estrategias de motivación adecuadas para alcanzar que los participantes aprendan y asimilen los contenidos al mismo tiempo que favorecen la puesta en marcha de las nuevas habilidades.

Su trato es cercano y personal y junto con la dinámica en la que se fomenta la participación de todos los integrantes del curso, completan los objetivos propuestos de la acción formativa.

  • Cursos
    En ESTECO realizamos cursos y talleres que ofrecen información y aprendizaje sobre temas psicológicos aplicados a las diferentes áreas.
    Así contamos con una formación posgrado específica para universitarios de psicología, psicopedagogía y magisterio, que les dota de los recursos necesarios para ejercer su labor profesional con rigor.
    Formación para otros colectivos profesionales que resultan beneficiadas de la aplicación que realizamos de los recursos psicológicos en su desempeño profesional, entre los que se encuentra el profesorado de escuelas infantiles.
    Cursos y talleres para población en general que tienen como objetivo mejorar su calidad de vida, aprendiendo nuevas habilidades con las que mejorar sus estrategias de enfrentamiento a las situaciones vitales.
  • Profesionales que imparten los cursos
    Cada una de las acciones formativas que realizamos es desarrollada por el equipo e impartida por el psicólogo entrenado en esa área y más adecuado para realizar esa acción.
    Todos los psicólogos cuentan con una importante trayectoria en la docencia, aportando tanto sus conocimientos teóricos como su experiencia en el trato con los alumnos y cuentan con las estrategias de motivación adecuadas para alcanzar que los participantes aprendan y asimilen los contenidos al mismo tiempo que favorecen la puesta en marcha de las nuevas habilidades.
    Su trato es cercano y personal y junto con la dinámica en la que se fomenta la participación de todos los integrantes del curso, completan los objetivos propuestos de la acción formativa.